Diccionario para no Perderte en el Mundo del Marketing Digital

Tanto si te dedicas al cambiante mundo del marketing digital, como si eres un aficionado, o simplemente quieres impulsar tu negocio a través de la publicidad online, estarás cansado de escuchar terminologías extrañas. Unos términos, anglosajones o no, que suenan muy bien cuando un especialista de marketing los emplea, y parece englobar ideas y significados complejos.

Lo cierto es que, en la mayoría de los casos, es muy fácil entenderlos. Por ello, con este post aclararemos los conceptos básicos relacionados con el marketing online. Un kit esencial para que puedas consultarlo cuando quieras.

Conceptos claves

Marketing digital:

Al igual que en el mundo off-line se empleaban técnicas y estrategias de comercialización, el marketing digital es su traducción al mundo online. El diseño, la creatividad, y el análisis enfocado al ROI son los componentes de esta nueva forma de ejercer el marketing.

ROI:

Return Of Investment (retorno de inversión), es el beneficio que se obtiene en comparación con la inversión realizada. ¿Por qué es bueno saberlo? Para analizar el rendimiento de una empresa desde el punto de vista financiero, o en este caso, de la inversión realizada en redes con anuncios y campañas. Para ello, se utilizan indicadores clave, esto es los KPI’s.

KPI’s:

Key Performance Indicators, son las métricas que se emplean para cuantificar los resultados de una determinada estrategia o acción. Se toma de referencia los objetivos predeterminados, para poder medir de esta forma el éxito de las acciones. El Social Media Manager o Social Media Strategist se encarga de definir dichas estrategias.

Social Media Manager:

Un social media es la persona que establece y planifica las estrategias y acciones, en función de los objetivos que se desean alcanzar. Tendrá que definir el qué y el cómo, para que junto con el Community Manager lo lleven a cabo.

Community Manager:

Es el profesional encargado de ejecutar la estrategia marcada por el Social Media. Así, construye, gestiona, interactúa y administra la comunidad online de una marca. Generalmente a través del Inbound Marketing.

Inbound Marketing:

Se trata de una estrategia que engloba otras acciones, como el brandend content, cuya finalidad es atraer visitantes a una web, generando contenido atractivo y útil para conseguir conversiones que, más tarde, se traducirán en ventas.

Brandend Content:

Es la acción destinada a generar esos contenidos de valor que son necesarios para conectar a las personas, generalmente a los buyer personas, con una marca.

Buyer persona:

Para crearlo, piensa en aquella persona ideal que podría convertirse en un comprador fiel de una determinada marca. En otras palabras, es el perfil ficticio que inventamos para representar los diferentes clientes a los que queremos dirigirnos. Esto ayuda a definir y a adecuar el contenido a las estrategias.

Con estos conceptos, seguramente ya tengas una idea más definida sobre qué es eso del marketing digital. Si es así, puedes pasar a la fase dos de este Kit indispensable en tu aventura por los medios online.

Herramientas

Para conseguir éxito en las estrategias, los profesionales emplean multitud de técnicas que facilitan el trabajo, y aportan claridad en un mundo que resulta bastan incierto, al estar en constante cambio. Las siguientes herramientas y acciones son las más utilizadas.

A/B Testing:

Es el nombre que reciben los experimentos en el ámbito del marketing digital, pero también en analítica web. Los profesionales lanzan dos versiones de un mismo mensaje, elemento… para comprobar cuál funciona mejor. Se suele usar en campañas, como las de Email Marketing.

Email Marketing:

Tan sencillo como la técnica que permite adaptar el contenido a cada cliente o consumidor, lo que suele generar un mayor retorno de inversión. Además, sirve para atraer clientes potenciales. También puede ayudarnos a generar tráfico hacia la web actuando como funnel.

Funnel o embudo de conversión:

El término define las distintas acciones que son necesarias para conseguir que un usuario realice uno de los objetivos marcados. Puede ser una visita, un registro o hasta una compra. Si se consigue, el usuario deja un rastro, lo que permite hacer retargeting.

Retargeting:

Otra técnica muy útil, que nos sirve para acabar de convencer a un cliente. Un usuario comienza a interactuar con una marca a través de su web. Pero justo cuando va a realizar una compra, en el último momento se arrepiente. Sin embargo, con el retargeting fomentas las probabilidades de conversión final. ¿La manera? Sencilla. Los anuncios te persiguen a través de otras webs gracias a las cookies, que se instalan en tu navegador. Esto hace que se muestre el producto que hace un momento estabas a punto de comprar.  Aunque siempre te quedará el engagement.

Engagement:

Es la creación de fidelidad, compromiso y motivación entre una marca y los usuarios. Suele darse a largo plazo. Aunque una vez generado ese vínculo, será más difícil que se rompa, incluso en situaciones de crisis.

La analítica también juega un papel clave dentro del mundillo del marketing, pero ese kit mejor lo dejamos para otro día.


RECIBE UN PROPUESTA SIN COMPROMISO

GRACIAS POR TU INTERÉS
Un miembro de nuestro equipo contactará contigo para hablar de tu proyecto
background
Escríbenos
LLámanos
900 83 49 08